Excusas Planes Objetivos Cumplir Dinero

Planificar sin tiempo ni dinero. Y sin excusas: imposible, ¿o no tanto?

Puoi leggere questo articolo in italiano qui.

Somos capaces de hacer cosas increíbles.

Todos y cada uno tenemos un potencial enorme, variado, versátil. Mucho que dar y que decir.

Lo malo es que, cuando se trata de hacer y no de pensar, nos vemos incapaces de dar el salto. En la barra del bar nos comemos el mundo, pero a la hora de remangarnos, eso es harina de otro costal.

Porque la tarea es demasiado grande y nos vemos pequeños.

Porque hace falta mucho tiempo y no lo tenemos.

Porque cuesta mucho dinero y, ¡ay, amigo!

EXCUSAS, EXCUSAS, EXCUSAS

¿Tan mal está todo? ¿Y cómo es que todo lo malo nos toca solo a nosotros? ¿Cómo se las arregla la gente a la que SÍ le salen bien las cosas? ¿Tienen más suerte/dinero/tiempo ya de partida?

Pues no. La mayoría de las veces, no.

En realidad, todo se reduce a la forma en la que PERCIBIMOS los problemas.

En nuestro ajetreo habitual, el día a día nos consume de tal forma que no conseguimos sacar tiempo para detenernos, respirar y pensar detenidamente en lo que hacemos (¿recordáis lo que decíamos el otro día?).

Cuando vemos nuestra jornada como un bloque único, resulta casi imposible encontrar huecos libres, espacios para el ahorro, formas de hacer mejor lo que ya sabemos hacer…

No necesitamos más horas, dinero ni talento.

Necesitamos interpretar mejor lo que ya tenemos.

DISECCIONANDO,
QUE ES GERUNDIO


Si queremos concretar planes y exprimirnos mejor, necesitamos analizar lo que hacemos, cómo lo hacemos, por qué lo hacemos… Y poner todo sobre papel.

Personalmente, creo que la forma más efectiva en absoluto de llevar a cabo cualquier plan es diseccionarlo en una hoja y darle forma. Si preferís, en un ordenador.

A mí, que siempre he sido de bolígrafo Bic y cuaderno Lamela, me parece que el camino más corto para sacar una idea de la cabeza es el tubo de tinta, pero cierto es que hay decenas de herramientas informáticas mucho más prácticas para ayudarnos.

En un día normal…

  • ¿qué actividades hacemos?
  • ¿cómo usamos nuestro tiempo?
  • ¿y nuestro dinero?
  • ¿y nuestra energía?
  • ¿qué nos da fuerzas?
  • ¿qué nos las quita?

Acabamos de sacarnos de la manga un nuevo ejercicio para poner nuestros pensamientos en orden. Reflejadlos como queráis, pero reflejadlos.

Ahora, con todo esto delante de nuestros ojos, ¿a que resulta más fácil ver cuáles son las cosas concretas sobre las que podemos actuar?

¿A que ahora es más fácil ver huecos libres, zonas en las que podemos pellizcar tiempo, dinero?

SACAR TIEMPO
DE DONDE SÍ LO HAY

Con nuestra agenda delante, seguro que podemos ver huecos, por pequeños que sean, que podemos aprovechar para hacer algo nuestro, algo productivo.

Desde que volvemos de trabajar hasta la cena, ¿seguro que no tenemos una forma de ordenar lo que hacemos (ducha, ejercicio, bartola, cocinar, correo) para sacar un rato? Haced pruebas, combinad, cambiad el orden de lo que hacéis mecánicamente cada día. Os sorprenderá.

Desde luego, hay actividades que requieren tiempo, y a las que difícilmente podemos pellizcar unos minutos.

Las impepinables, vamos.

El día tiene 24 horas, y tenemos que dedicar X a estas cosas, nos guste o no.


TRUCO: si conseguimos encuadrar estas actividades como parte de un proceso o de un conjunto, el problema pasa a convertirse en un aliado, algo que nos resulta de utilidad, ya que nos ayuda a crecer y a acercarnos a nuestro objetivo.

Por ejemplo, las tareas de casa: puede ser vistas como un inconveniente que nos quita tiempo para hacer otras cosas más importantes; o las podemos ver como pequeñas pausas que nos ayudan a crear un ambiente más ordenado en el que concentrarnos mejor para las tareas importantes.

Muchas veces es tan solo cuestión de cambiar el cristal con el que miramos las cosas.

Si no lo percibimos como un problema, deja de serlo.

Para algunos, un atasco es una pérdida de tiempo intolerable. Para otros, una oportunidad para hacer listas mentales, planificar, contactar, escribir, memorizar.

El atasco está ahí, para todos, pero solo es un problema para aquellos que lo quieren convertir en un problema. Yo prefiero verlos como inconvenientes aprovechables.

ENERGÍA (Y DINERO)
PARA DAR Y TOMAR

Decíamos que el día tiene 24 horas.

PARA PEPE

PARA MARTA

PARA OBAMA

Para Isra García, que ahora declara 8 horas diarias de sueño pero, al ver lo que le da de sí el día, sabe a errata y uno pensaría que son 8 minutos.

A cada uno le cunde de una forma distinta. ¿Cómo lo hacen? Tan simple y tan complicado como enfrentar dos palabras:


Está claro que, si queremos hacer algo, afrontar un cambio para mejor, nos tenemos que trazar una hoja de ruta, empezando por desmenuzar la que usamos ahora.

Lupa en mano: ¿qué resulta más importante para nosotros? ¿De qué podemos prescindir?

Imaginaos en el mejor escenario posible y en el peor dentro de unos años.

¿Qué hay en cada uno?

¿Cómo os veis en el mejor? ¿Qué hacéis? ¿Con quién estáis? Esas, esas son vuestras prioridades. Agarradlas bien y, de nuevo (el pesado de la hoja contraataca), escribidlas.

Y ahora lo mismo, pero al revés: en el peor escenario posible ¿qué os sucede?

¿A qué os aferráis? ¿Qué lastre os habéis quitado para poder seguir adelante? Esas cosas secundarias son los sacrificios. Si no son esenciales, os están quitando tiempo, energía y presupuesto para acercaros a vuestras prioridades. Fuera. Al menos, hasta que no os hayáis acercado lo suficiente a alguno de vuestros objetivos.

Desde crío me encantan los videojuegos, los libros de fantasía y hacer chapuzas caseras. Pero, en algún momento, entendí que no podía dedicarme a ello si quería sacar adelante el grupo de música que tenía o PRISMALIZE.

Por eso, sacrifiqué la mayoría del tiempo y del dinero que dedico a esas actividades, que no por ello dejan de gustarme, hasta ver resultados concretos. Cuando terminé la grabación de la maqueta del grupo, o al inaugurar este blog, me pegué tal panzada de MAME y elfos oscuros que me temblaban los dedos y los párpados.

Hay espacio para todo, pero hay que entender cómo lo podemos distribuir.

LA LISTA DE LA COMPRA


No vamos a poder cambiar nada si no establecemos prioridades y sacrificios.

El que algo quiere, algo le cuesta.

Y, obviamente, el primer paso es hacer la lista de la compra y ver qué compramos y qué dejamos con nuestro presupuesto.

Os animo a crear listas, a jugar con ellas, tachar, cambiar de orden los elementos, hasta dar con una que os haga sentiros satisfechos. Es el primer paso concreto para crear algo vuestro.

¿Os parece útil? ¿Conocéis otros métodos sencillos para ordenar vuestras ideas?

–>> –>>  ¡Ah, por cierto, que no se me olvide!  <<– <<–

Si te ha gustado el artículo, no olvides SUSCRIBIRTE al blog usando el botón SEGUIR en la esquina inferior derecha de esta ventana o mediante el FEED de noticias.

Así, recibirás cómodamente una alerta en tu correo cada vez que publique contenido de interés y podrás estar al día de todo lo que se cuece en la familia Prismalize. ¡Gracias de verdad y feliz crecimiento!

———————————-

PRISMALIZE pretende compartir una serie de vivencias, reflexiones y consejos encaminados a explotar mejor nuestro potencial, vivir de acuerdo con nuestros propios ideales y sueños y, en definitiva, crear versiones mejoradas de nosotros mismos, más coherentes y satisfechas.

Para que esto sea posible y consigamos aprovechar nuestros recursos, los temas aquí expuestos representan tan solo el punto de partida para que los lectores hablen, instruyan, sugieran, compartan y, en última instancia, conecten para dar continuidad a sus pasiones.

Este proyecto se quedaría en nada sin personas que den forma concreta a las ideas que exponemos: por ello, te invito a comentar, compartir, indicar aciertos y fallos, sugerir temas… Con ello estarás ayudando a crear una comunidad muy especial, una auténtica colmena digital por y para personas como tú.

Anuncios

7 comentarios en “Planificar sin tiempo ni dinero. Y sin excusas: imposible, ¿o no tanto?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s