Sí, quiero ser incoherente: trabajo, amigos y la decisión de cambiar

Puoi leggere questo articolo in italiano qui.

Mi trabajo me define. Soy mi trabajo.

Repítelo conmigo.

Ahora coge esas palabras, y tíralas a la basura.

¿Quién ha dicho que nos tenemos que limitar a un solo perfil laboral en nuestras largas vidas? ¿Quién afirma que es el único modo de forjar una carrera profesional decente?

: este artículo, al igual que el espíritu que orienta mi carrera, pasa olímpicamente de la crisis. Aunque vosotros no lo hagáis, leer este artículo no os hará más pobres, pero puede que os dé alguna idea para serlo menos.

QUIEN POCO ABARCA,
¿DE VERDAD QUE APRIETA?

Cierto, hacer siempre, de forma repetitiva, una misma tarea nos permite ejecutarla con mayor rapidez y facilidad. Nos especializa.


Concentrarse en un solo grupo de músculos los desarrolla que da gusto pero, al mismo tiempo, atrofia al resto.
¿De qué nos sirve tener unos enormes bíceps si luego se nos olvida caminar?

Muchas veces elegimos, por deseo o necesidad, una profesión, que implica llevar a cabo ciertas tareas. Con el tiempo, nos metemos tanto en el papel que nos han asignado que acabamos identificando lo que hacemos con lo que sabemos hacer.
Pasa y pasa el tiempo, y podemos llegar a olvidar las habilidades que teníamos antes de empezar, pero que no aplicamos directamente en nuestro puesto de trabajo. Atrofia al canto.

Nos encasillamos voluntariamente, y dejamos tranquilamente que los demás nos encasillen.

 

¿Y QUÉ DIRÁN LOS VECINOS?

Como consecuencia de lo anterior, nos dejamos condicionar por una imagen social y profesional, que nos creemos obligados a ofrecer a los demás.


Ya que nuestros amigos, familiares y compañeros de profesión nos han visto siempre como “la secretaria“, “el traductor“, “el de los seguros“, tendrán formada una imagen de nosotros. Y nos vemos obligados a responder a esa imagen ciñéndonos a un modelo para no “descolocarles”.

Después de todo, ¿quiénes somos para decidir la imagen que los demás tienen de nosotros, verdad?

¿Tan limitados estamos que creemos que, si cambiamos de profesión o de sector (muchas veces por pura INERCIA), dejaremos de ser nosotros mismos?
¿Qué la gente a nuestro alrededor no nos reconocerá?

Es hora de coger un papel y dibujarnos desde dentro.

 

COMPROBACIÓN TURBO

Hagamos una lista muy simple, con dos apartados:


  • ¿Qué habilidades concretas hemos estado aplicando en nuestro trabajo?
  • ¿Qué otras habilidades tenemos y no hemos podido aplicar?

Poned todo lo que queráis. Si la segunda parte está vacía, enhorabuena.

Sois los primeros que conozco que usan TODO su talento en su puesto actual. Probablemente es un talento muy limitado, porque de lo contrario es imposible llenar el vaso.

Si tenéis más vino que echarle al vaso, habréis visto que tenéis un montón de talentos que dejáis siempre en un segundo plano en vuestro trabajo.
Vale, probablemente los cultiváis en parte fuera del trabajo pero, ¿es tan atrevido pensar que podríamos aplicarlos en OTRO tipo de puesto, de empresa, de sector? ¿Que merecemos cambiar para hacer algo más acorde a nuestras capacidades reales?

¿Quién mejor que nosotros mismos puede decidir cuáles son los frentes en los que debemos aplicar nuestro esfuerzo, tiempo y talento?

¿Quién mejor puede juzgar cómo podemos aprovechar una parte de nuestra vida tan importante para producir algo de lo que estemos orgullosos?

Si algo nos crea malestar, nos exaspera o simplemente nos aburre, ¿por qué no nos detenemos a pensar en el motivo, y en cómo podríamos sustituir lo que no nos gusta por algo que nos llene?

 

VIVE L’INCOHÉRENCE

¿Es bueno ser siempre coherente? Depende.

Si esa coherencia es encorsetamiento y nos produce dolor de tripa porque YA NO SOMOS COMO ÉRAMOS, por el bien de nuestra salud tenemos que afrontar un cambio.

La coherencia extrema es aburrida.

Está demostrado que la gente versátil tiene más posibilidades de éxito que los excesivamente especializados; encajan antes y mejor en cualquier grupo profesional y social que la gente rígida.

La flexibilidad de verdad, la que nosotros buscamos (no la que ciertos habitantes de Mordor pretenden) nos ayuda a integrarnos mejor en cualquier situación. En cualquiera.

Creo que la única coherencia necesaria nos la debemos a nosotros mismos y a nuestros principios.
Ahí sí que tenemos que ser inflexibles y no traicionarnos nunca.


Si nos dejamos guiar por aquello en lo que creemos de corazón, ¿qué más da el campo donde los apliquemos? ¿Qué más da que la forma se aleje de lo que solíamos hacer, si el fondo es genuino y somos nosotros mismos?

Bienvenida sea, pues, la incoherencia, si de ella nacen ideas, proyectos y relaciones que nos acercan a la felicidad en el plano profesional y en el personal.

¡Ah, por cierto, que no se me olvide!

Si te ha gustado el artículo, no olvides SUSCRIBIRTE al blog usando el botón SEGUIR en la esquina inferior derecha de esta ventana o mediante el FEED de noticias.

Así, recibirás cómodamente una alerta en tu correo cada vez que publique contenido de interés y podrás estar al día de todo lo que se cuece en la familia Prismalize. ¡Gracias de verdad y feliz crecimiento!

———————————-

PRISMALIZE pretende compartir una serie de vivencias, reflexiones y consejos encaminados a explotar mejor nuestro potencial, vivir de acuerdo con nuestros propios ideales y sueños y, en definitiva, crear versiones mejoradas de nosotros mismos, más coherentes y satisfechas.

Para que esto sea posible y consigamos aprovechar nuestros recursos, los temas aquí expuestos representan tan solo el punto de partida para que los lectores hablen, instruyan, sugieran, compartan y, en última instancia, conecten para dar continuidad a sus pasiones.

Este proyecto se quedaría en nada sin personas que den forma concreta a las ideas que exponemos: por ello, te invito a comentar, compartir, indicar aciertos y fallos, sugerir temas… Con ello estarás ayudando a crear una comunidad muy especial, una auténtica colmena digital por y para personas como tú.

Save

Anuncios

9 comentarios en “Sí, quiero ser incoherente: trabajo, amigos y la decisión de cambiar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s