10 técnicas comprobadas para ser más productivo en el trabajo… sin trabajar

Puoi leggere la versione in italiano QUI.

Productividad, productividad, productividad.

La palabra de moda en boca de todo el mundo.

Viejas y nuevas técnicas para dar lo mejor de nosotros mientras estamos al lío. Pero a muchos nos cuesta aplicarlas directamente; es más, nos puede incluso estresar el tener todas esas herramientas a nuestra disposición y saber que tenemos que ser megaeficaces, ultrarrápidos y supercalifragilísticos.

¿Y si probásemos a hacer mejor nuestro trabajo de forma indirecta?

¿Hay técnicas que usemos mientras NO trabajamos que nos ayudan de rebote a trabajar mejor?

Desde luego. Aquí os propongo las que mejor me funcionan.

1. NO INTENTES CONTROLAR CADA MINUTO


Mide cómo usas tu tiempo y aprovéchalo. Faltaría más.
Usa herramientas para mejorar tu productividad.

Pero ten en cuenta que la vida, esa que se te cruza mientras estás haciendo cosas importantísimas, no entiende de horarios.
Y aparece en cualquier momento en forma de pinchazo de bici, pañales con regalo, chapuza casera o visita inesperada.

No te frustres, deja espacio en tu agenda (lo que los entendidos llaman buffer) para que estas cosas no trastoquen tus planes.

2. QUEDA CON GENTE EN LA CALLE


Ya sé que andas muy liado.

Pero créeme, cuando estás saturado atascado con algún proyecto o tarea, salir a la calle y quedar con alguien puede obrar milagros.

Como mínimo, te sirve para desconectar. Una pausa para tu cerebro, tan necesaria como el comer o el dormir.

Y, si le hablas a la gente del problema, es fácil que alguien te dé una nueva perspectiva para afrontarlo, ya sea con una solución que no se te había ocurrido o, simplemente, quitándole hierro.

Sales ganando en ambos casos, ¿no crees?

3. ELIGE UN DEPORTE Y DALE DURO


Da igual tu estado de forma inicial. Si practicas cualquier deporte, empezarás a sentirte mejor inmediatamente.

Bueno, después de las agujetas.

Incluso ahorrándonos la explicación científica, es fácil comprobar cómo, después de hacer ejercicio, nos sentimos con más energía para realizar cualquier otra actividad, tanto física como intelectual.

Palabra de neocorredor de larga distancia que llevaba 15 años sin mover un dedo.

Piensas mejor, coordinas mejor, haces más.

4. PRACTICA SEXO


Hablando de deporte. Esto es así. Desde siempre.

Te guste lo que te guste, una buena caidita:

  • te alegra el día y hace que los problemas parezcan menos importantes
  • te da vitalidad para afrontar la jornada
  • y sí, libera hormonas que mejoran tu actividad cerebral y te permiten trabajar con mayor dedicación.

Así que el consejo es simple. Más sexo = más productividad.

Ole, ole, y ole.

5. PREOCÚPATE DE LO QUE COMES,
PERO NO TE
OBSESIONES


Todos estamos de acuerdo en que una dieta sana nos proporciona más energía física y mental en todos los frentes de batalla.

Pero cuando llevamos este principio demasiado a rajatabla, empieza a comerse otras facetas de nuestra vida: hace que pensemos en ello a todas horas y nos impide disfrutar de momentos de relax y buena compañía como se debe, porque estamos demasiado ocupados controlando lo que nos llega al estómago.

Y, como todas las obsesiones, resulta mentalmente agotadora, por lo que nos quita capacidad de concentración. Desconectando de vez en cuando nos haremos un favor, tanto a nuestro cuerpo como a nuestra mente.

Y permitiremos a nuestros amigos descubrir la maravillosa sensación de ir a un restaurante sin que nadie toque las narices con el menú.

6. DESCANSA (HIJO MÍO)


Cierto, acabo de inventar la sopa de ajo con esta.

Pero resulta increíble la de gente que está convencida de que las panzadas de trabajo, sin despegarse del ordenador, de la mesa o de la azada, son el súmmum de la productividad.

Los descansos, cortos y frecuentes, hacen que:

  • no nos aburra la tarea que nos ocupa
  • nos despeja los sentidos
  • nos hace retomar el trabajo con más ganas

Hay mil técnicas para intercalar pausas productivas, pero personalmente la técnica Pomodoro me parece de las más simples y efectivas.

7. QUITA PAJA


A menudo nos cargamos de tareas y vamos arreando con ellas sin pararnos a pensar si son importantes o no.

Las vamos tachando según aparecen, y al final del día nos han robado un buen puñado de latidos. Y, cuando nos damos cuenta de que eran fruslerías, se nos queda mal cuerpo, oye.

Hay quien aplica la ley de los dos minutos para despachar estas cosas. Yo prefiero eliminar las que no me ofrecen nada y usar esos dos minutos; o como mucho, dejar las briznas de paja en una esquinita hasta que tenga unas cuantas y hacerlas todas del tirón. Ganarás unos cuantos latidos por día.

8. DELEGA (SIN ENCASQUETAR)


Y si hay paja de la que podemos prescindir, hay otra que tenemos que hacer, pero no necesariamente nosotros mismos.

Me sorprende la cantidad de cosas que hago de forma mecánica simplemente porque “siempre las he hecho yo” y que me quitan un montón de tiempo.

Y me sorprende aún más descubrir que otras personas no solo pueden, sino desean hacer muchas de estas cosas. Porque las saben hacer mejor, y te dejan espacio para ocuparte de las cosas importantes.

Para quien no los conoce, un BANCO DEL TIEMPO es una auténtica mina de recursos. En una hora yo consigo planchar una sola camisa, mientras la señora Luciana consigue plancharme todo el armario y me permite dedicar esa hora a hacer algo, por ella o por otro, en lo que sé que aprovecho mi tiempo.

9. LEE


Sin necesidad de más explicaciones.

Cuando más lees, mejor funciona tu cerebro. Punto.

10. HABLA EN LA CAMA


No es cuestión de machacar a tu pareja mientras intenta conciliar el sueño.

Se trata simplemente de dedicar cinco minutejos, con las luces apagadas, a planificar a grandes rasgos lo que haremos al día siguiente. Parece poca cosa, pero ayuda una barbaridad, cuando te levantas, a arrancar y empezar a hacer las cosas sin tanto preámbulo ni preparación.

Hay muchos más trucos de este tipo, y estos me funcionan de maravilla. Probad alguno y contadme, ¿qué tal os van?

¿Tenéis algún otro que queráis compartir con nosotros?

¡Ah, por cierto, que no se me olvide!

Si te ha gustado el artículo, no olvides SUSCRIBIRTE al blog usando el botón SEGUIR en la esquina inferior derecha de esta ventana o mediante el FEED de noticias.

Así, recibirás cómodamente una alerta en tu correo cada vez que publique contenido de interés y podrás estar al día de todo lo que se cuece en la familia Prismalize. ¡Gracias de verdad y feliz crecimiento!

Imágenes cortesía de Pixabay, Bernal, Casserole Club y Soft9000

———————————-

PRISMALIZE pretende compartir una serie de vivencias, reflexiones y consejos encaminados a explotar mejor nuestro potencial, vivir de acuerdo con nuestros propios ideales y sueños y, en definitiva, crear versiones mejoradas de nosotros mismos, más coherentes y satisfechas.

Para que esto sea posible y consigamos aprovechar nuestros recursos, los temas aquí expuestos representan tan solo el punto de partida para que los lectores hablen, instruyan, sugieran, compartan y, en última instancia, conecten para dar continuidad a sus pasiones.

Este proyecto se quedaría en nada sin personas que den forma concreta a las ideas que exponemos: por ello, te invito a comentar, compartir, indicar aciertos y fallos, sugerir temas… Con ello estarás ayudando a crear una comunidad muy especial, una auténtica colmena digital por y para personas como tú.

Anuncios

Un comentario en “10 técnicas comprobadas para ser más productivo en el trabajo… sin trabajar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s