No quiero trabajar más

Puoi leggere la versione in italiano qui.

Basta.

Pero de verdad.

Hace un par de años que tomé la decisión de decir basta a este estilo de vida que no me compensa en lo más mínimo.

He dejado de trabajar.

En realidad, he dejado de hacer lo que muchos siguen considerando el único tipo de trabajo “de verdad”.

TRABAJO DIFERENTE, TRABAJO DE MENTIRA

Dado que no quería vivir, por lo menos, ocho horas al día haciendo algo que no me gusta, me he lanzado a recorrer un camino distinto. Muy, muy cansado y extremadamente difícil, porque nadie me dice lo que tengo que hacer, y no tengo que rendirle cuentas a nadie excepto a mí mismo y a mi familia.

Soy mi propio conejillo de indias para demostrar que se puede elegir, que se puede llegar a crear un estilo de vida distinto al que vemos a diario ahí fuera, y que nos muestran como la única elección posible.


Al igual que Daniel Priestley, estoy convencido de que la era industrial, esa en la que hace falta mano de obra anónima para hacer crecer un país, en la que hay que “trabajar porque sí” … Esa era está muriéndose. Lo vemos a diario, el sistema se viene abajo e intentamos, desesperadamente, agarrarnos a las migajas que quedan.

El sistema se muere de éxito, no lo niego, pero lo cierto es que nosotros, mortales de a pie, somos sus daños colaterales.

Y yo me niego a seguir razonando en estos términos.

LO SIENTO, PERO NADA


Y lo siento por quien, con toda probabilidad, está en una situación más dura que la mía, porque una cosa es lanzar a la blogosfera unas cuantas frases chulas para motivarnos mientras nos matamos por cuatro perras y estamos bajos de moral. Pero plasmar todo en un papel, echar cuentas en todos los frentes y creértelo de verdad, decirle al espejo que se puede conseguir, que lo debes conseguir, amigo, y no detenerte ahí, y darle forma y patas a un plan, a una hoja de ruta factible y realista, amigo, eso es harina de otro costal.

Y lo siento por quien está encadenado a una hipoteca, a las letras del coche y de la tele LED de 72 pulgadas. Y lo siento de veras por quien tiene un pariente a su cargo o por quien tiene que pasarle la pensión a su ex, porque el tipo de razonamiento que deberá hacer tendrá un punto de partida muy distinto al mío.

Pero siempre ha sido distinto para cada uno de nosotros, ¿verdad?

Incluso para llegar al punto en el que estamos ahora mismo, ya nos encontremos bien o mal.

Por lo que a mí respecta, ya no acepto comentarios del tipo “sí, pero es que para ti es más fácil porque (escribe aquí tu excusa preferida) …” Pues no y no.

Vivo en un país que no es el mío, tengo una familia con niños pequeños a mi cargo y soy cualquier cosa menos millonario. Nadie me ha regalado nada jamás y no veo por qué tendrían que empezar ahora, así que mi vida me la construyo solito. Independientemente del punto de partida. Es una forma de pensar un tanto simplona, si os parece, pero funciona. Y no solo en mi caso.


TRABAJA
EN LAS COSAS
QUE DEPENDEN DE TI

Cada uno vive una situación única, con una combinación de formación, experiencia, obligaciones personales y profesionales distinta de todos los demás. Y la forma en la que gastamos el tiempo y el dinero depende, en buena medida, de nosotros mismos.

Hay quien tiene un margen de maniobra mayor, y quien tiene menos. Pero todos tenemos un trocito a nuestra disposición. Todos. Y es en este trocito que depende de nosotros donde podemos actuar. Quejarse de las cosas que están más allá de nuestro control es un desperdicio de energías inhumano. Y nos roba un tiempo precioso que podríamos usar de otra forma. Así que es necesario empezar a trabajar sobre las cosas pequeñas.

Pero hay que empezar.


Intento comprender mi situación sobre la marcha. Cada semana es completamente distinta a la anterior. Puede parecer inquietante, pero cuando consigues salir del esquema mental que te obliga a quedarte quiero de puro miedo, te da un estímulo bestial. Te empuja a dar lo mejor de ti mismo. Y te transforma en una versión infinitamente más flexible, capaz, abierta, hábil, despierta, independiente, resistente y valiente de ti mismo. Y esto es, en sí, una victoria.

No sé cómo acabará todo esto.

Por ahora, el tiempo me está empezando a dar la razón después de mucho trabajo en la sombra y callandito. No me sobra tiempo ni dinero, pero sé que lo que estoy haciendo ahora me hace infinitamente más feliz que un puesto de trabajo en el que la cosa más importante sea pensar cuándo cojones llega el fin de semana.

40 horas a la semana son una porción valiosísima de nuestra vida, y hay que disfrutarla.

Me encantaría oír vuestras experiencias al respecto. ¿Lo habéis intentado? ¿Qué tal os ha ido?

¡Ah, por cierto, que no se me olvide!

Si te ha gustado el artículo, no olvides SUSCRIBIRTE al blog usando el botón SEGUIR en la esquina inferior derecha de esta ventana o mediante el FEED de noticias.

Así, recibirás cómodamente una alerta en tu correo cada vez que publique contenido de interés y podrás estar al día de todo lo que se cuece en la familia Prismalize. ¡Gracias de verdad y feliz crecimiento!

Imágenes cortesía de Pixabay.

———————————-

PRISMALIZE pretende compartir una serie de vivencias, reflexiones y consejos encaminados a explotar mejor nuestro potencial, vivir de acuerdo con nuestros propios ideales y sueños y, en definitiva, crear versiones mejoradas de nosotros mismos, más coherentes y satisfechas.

Para que esto sea posible y consigamos aprovechar nuestros recursos, los temas aquí expuestos representan tan solo el punto de partida para que los lectores hablen, instruyan, sugieran, compartan y, en última instancia, conecten para dar continuidad a sus pasiones.

Este proyecto se quedaría en nada sin personas que den forma concreta a las ideas que exponemos: por ello, te invito a comentar, compartir, indicar aciertos y fallos, sugerir temas… Con ello estarás ayudando a crear una comunidad muy especial, una auténtica colmena digital por y para personas como tú.

(function(i,s,o,g,r,a,m){i[‘GoogleAnalyticsObject’]=r;i[r]=i[r]||function(){
(i[r].q=i[r].q||[]).push(arguments)},i[r].l=1*new Date();a=s.createElement(o),
m=s.getElementsByTagName(o)[0];a.async=1;a.src=g;m.parentNode.insertBefore(a,m)
})(window,document,’script’,’https://www.google-analytics.com/analytics.js’,’ga’);

ga(‘create’, ‘UA-100324528-1’, ‘auto’);
ga(‘send’, ‘pageview’);

Anuncios

2 comentarios en “No quiero trabajar más

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s