No quiero ser como ayer: el inconformismo bien entendido

Puoi leggere questo post in italiano qui.

Este artículo va a escocer.

Eso espero. Tiene que escocer, pero a la gente que lo necesita.

Que se den por aludidos. Que les pique, y que se intenten defender.

Como buen inconformista, confieso que no me gustáis los conformistas.

No me cuadráis.

Lo siento, lo he intentado, pero no termino de verle el sentido a lo que hacéis.

AYER COMO HOY. Y COMO MAÑANA.
Y SIEMPRE IGUAL

Entiendo que cada uno tengamos un conjunto de intereses y prioridades distintos.

Entiendo que cada uno queramos dar una dirección distinta a nuestra vida.

Entiendo que haya…

  • gente que viaja, y gente sedentaria
  • gente de carrera, y gente de familia
  • gente original, y gente convencional
  • gente de campo, y gente de ciudad
  • gente de izquierdas y de derechas
  • …y de todo y de nada.

A los que nunca he conseguido entender, es a los que se rinden. A los que se ven regular, o francamente mal, y no muestran el mínimo atisbo de querer mejorar.

A los que ven pasar un día tras otro como si fuera un rollo de película antigua, siempre mostrando las mismas imágenes anodinas en las que rara vez sonríen ni hacen algo que merezca la pena ser recordado.

No para la posteridad y la fama.

A esa, que la den: si acaso, para tener algo que contar a tus nietos o a quien se acerque a hablarte dentro de unos años, o mañana mismo en la plaza.

¿Qué les vas a contar?

Dices que no tienes ganas de hablar: ¿no será que no tienes nada que contar?

A los que prefieren tirar de placebos y chutes momentáneos.

Llámalo poder pagarte una TV cara, una escapada de dos días o tres cenas al año en el restaurante pijo debajo de casa. Y que se note bien. Ponlo en Facebook, saca fotos, que se enteren los vecinos. Que tu vida no es tan gris después de todo.

Ojo, no estoy hablando de personas con depresión. Eso es un estado temporal, que puede durar más o menos, pero no una forma permanente de ver la vida. Estoy hablando de quien está sumido en una rutina que no les aporta nada más que quejas y malestar, y solamente encuentran fuerzas para quejarse, sin darse cuenta de que podrían emplear esa energía en crear una estrategia en lugar de cavar su propio hoyo con su propia indiferencia hacia algo tan importante como su vida.

DESPIERTA ANTES DE MORIRTE POR DENTRO

Quiero rechazar el conformismo, ese aparente bienestar que no es más que una mentira piadosa repetida mil veces hasta que la convertimos en verdad.

No podemos aspirar a seguir como estamos para toda la vida. NO PODEMOS.

Porque nada dura para siempre, y lo que nos hace estar bien en un momento dado es probable que no tenga el mismo efecto dentro de un año, de cinco, de cincuenta. Y, siento mucho tener que recordarlo, la de la guadaña se nos puede llevar en cualquier momento, y rara vez avisa antes de pasar. Así que no nos sirve de nada refugiarnos en la idea de que todo seguirá siempre igual.

Porque esa complacencia es, en realidad un vertedero donde van a morir todos los sueños.

Esa complacencia nos indica que no tenemos una estrategia, un plan de vida que nos diga hacia dónde estamos dirigiendo nuestros esfuerzos. Y, repito, no es cuestión de ambición, sino de quitar el piloto automático y dejar de dar vueltas a la misma rotonda día tras día.

Porque puede que, cuando te des cuenta, sea demasiado tarde.

HOY, MEJOR QUE AYER.
Y MAÑANA, MEJOR QUE HOY.
Y SIEMPRE MÁS

Quiero rechazar el conformismo porque estoy convencido de que cada uno, en nuestro pequeño mundo, tenemos algo que decir.

Que no hemos nacido para pasar completamente desapercibidos, como si fuésemos extras en nuestra propia película, sin frase ni plano.

Y que somos capaces de hacer cosas importantes si nos lo proponemos.


Ah: llevar una vida armoniosa es totalmente compatible con querer superarse a sí mismo. Puede que os dé igual la fama, el conseguir un puesto de trabajo importante o el dinero, ¡y estáis en vuestro pleno derecho! Pero no os puede dar igual el llevar una vida gris y sin metas.

Miraos a vosotros mismos dentro de diez años y haceos la pregunta: ¿cómo os veis?

Si la respuesta es “igual que ahora“, os aviso de que, con total y completa seguridad, OS EQUIVOCÁIS. Muchas de las cosas que os rodean va a cambiar:

  • vuestra familia
  • vuestra situación económica
  • la gente con la que pasáis el tiempo
  • vuestros compañeros de trabajo y puede que vuestro trabajo
  • vuestro nivel de energía
  • la cantidad y calidad de vuestro tiempo libre

Así que os recomiendo que, a más no tardar, hagáis un ejercicio mental sobre cuáles de estos factores pueden verse alterados y planificar cómo los afrontaremos. Que luego nos pilla la vaquilla y no tendremos excusa.

Y, sobre todo, planificar no solo para manteneros, sino para mejorar. Para dirigiros hacia un lugar concreto.

¿Qué parte de vuestro día a día tiene que ver con lo que soñabais hacer de chicos? ¿O con vuestras pasiones ya de adultos? ¿No merece la pena dedicarles tiempo y esfuerzo para convertirnos en jugadores de nivel, sea lo que sea a lo que juguemos?

No me canso de decirlo: dedicad todo el tiempo que podáis a vuestra formación en aquello que os apasiona. Mejorad hasta tal punto que os resulte inevitable preguntaros si podéis dedicaros a ello en serio, o si podéis usarlo como carta ganadora a la hora de desempeñar vuestro trabajo cotidiano.

Poned un poco de salsa cada día en vuestra vida, veréis que llegáis a un punto en el que no podréis prescindir de ella. Mirad hacia arriba y enseñad al mundo esas ganas de mejorar, de llegar a hacer algo por vosotros y, aún mejor, y por la gente que os importa.

¿El sentido de la vida?
Que no te den la respuesta. Mírate a ti mismo y escribe lo que te salga de dentro.

Pero escribe algo, por lo que más quieras.

Ah, y tomaos todo este camino con humor y como un juego.

Total, solo nos va la vida en ello.


¡Ah, por cierto, que no se me olvide!

Si te ha gustado el artículo, no olvides SUSCRIBIRTE al blog usando el botón SEGUIR en la esquina inferior derecha de esta ventana o mediante el FEED de noticias.

Así, recibirás cómodamente una alerta en tu correo cada vez que publique contenido de interés y podrás estar al día de todo lo que se cuece en la familia Prismalize. ¡Gracias de verdad y feliz crecimiento!

Imágenes cortesía de Pixabay y One Active Life.

———————————-

PRISMALIZE pretende compartir una serie de vivencias, reflexiones y consejos encaminados a explotar mejor nuestro potencial, vivir de acuerdo con nuestros propios ideales y sueños y, en definitiva, crear versiones mejoradas de nosotros mismos, más coherentes y satisfechas.

Para que esto sea posible y consigamos aprovechar nuestros recursos, los temas aquí expuestos representan tan solo el punto de partida para que los lectores hablen, instruyan, sugieran, compartan y, en última instancia, conecten para dar continuidad a sus pasiones.

Este proyecto se quedaría en nada sin personas que den forma concreta a las ideas que exponemos: por ello, te invito a comentar, compartir, indicar aciertos y fallos, sugerir temas… Con ello estarás ayudando a crear una comunidad muy especial, una auténtica colmena digital por y para personas como tú.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s